Baby Led Weaning

BABY-LED WEANING / Alimentación complementaria libre de papillas

Papaya en trozos, pan integral, aguacate, güicoy sazón, pollo, yema de huevo, avena, ciruelas, peras, melocotón, brócoli, manzana, fideos de arroz, hummus, queso cottage y frijoles colados. Todas son comidas que han pasado por el paladar de mi bebé a sus siete meses, en pocas cantidades, pero disfrutándolas mucho.

Escuché del Baby-Led Weaning por primera vez hace un par de años al inicio de mi formación de doula, y me hizo tanto sentido que juré que lo haría con mi segundo hijo. Sabía que no sería fácil porque parte importante de esta forma de alimentación complementaria es permitir que el bebé conozca y disfrute las diferentes texturas y sabores de la comida, aunque no llegue a su boca ni una cuarta parte. Además, la gente pone el grito en el cielo cuando se habla de que un bebé se alimente sólo de leche materna durante seis meses, no digamos de darle trozos de comida real en lugar de papillas como su primer alimento. Después de todo, el famoso cereal de arroz y las compotas han sido tradicionalmente la comida inicial de nuestras mamás, de nuestras abuelas y de nosotras. Lo importante del caso es que hay muchas maneras de hacer las cosas, y a mí me gusta hacerlas del modo más simple posible, así que cuando llegó el momento en que Catalina empezó a saborearse y a intentar quitarme la comida de la mano, casi a los seis meses, decidí dejarla probar (primero sentada sobre mi regazo y ahora sentada en su silla, pues ya logra mejor control postural). Ojo, leí e investigué mucho al respecto -y sigo haciéndolo, y por eso estoy convencida de que esta es la forma en la que quiero que mi bebé empiece a conocer el mundo de la comida.

El propósito de la alimentación complementaria como mi esposo y yo la percibimos, es precisamente complementar la lactancia a modo de educarla, y no como fuente principal de nutrición. Catalina siempre ha estado súper-extra-mega bien alimentada y sobre la media en peso y talla, y de ninguna manera pretendemos sustituir la lactancia con comida. De esta forma podemos estar tranquilos en cuanto a su nutrición y, lo más importante, podemos comer y disfrutar las comidas todos juntos en la mesa. Ella come, básicamente, lo que hay. Por supuesto, es importante tomar en cuenta algunas cosas; por ejemplo, nunca, nunca, nunca perder de vista al bebé mientras come; estar preparados para comida en el piso, la mesa, la silla, la ropa, el pelo…; tener paciencia y no preocuparse por la cantidad que el bebé realmente consume; no entrar en pánico con el atragantamiento (gagging), ya que es parte de aprender a gestionar y a manejar la comida. Es diferente atragantarse que ahogarse, que implica la obstrucción de las vías aéreas y puede pasar incluso con las papillas.

Si nos vamos por esta vía de alimentación complementaria para nuestro bebé, también debemos evitar por completo introducir comida en su boca a la fuerza o con una cuchara y distraerlo para comer (con la tele o juguetes); más bien se trata de integrarle a la comida familiar en la mesa, confiando en su desarrollo y en su capacidad de auto-regulación.

1447839792326

Según los textos acerca del baby-led weaning, un bebé puede probar prácticamente cualquier cosa antes de cumplir un año, evitando los siguientes alimentos:

  • miel (botulismo)
  • manías y frutos secos enteros (ahogamiento)
  • manzana o zanahoria crudas (ahogamiento)
  • salchichas (ahogamiento / poco valor nutricional)
  • uvas o tomates cherry enteros (ahogamiento)
  • lácteos en gran cantidad (pueden limitar la absorción de hierro)

Algunos de los indicadores de que mi bebé ya está lista para probar alimentos sólidos, son los siguientes:

  • Ya se sostiene sentada y con su cuello erguido, en mi regazo o en su silla de comer.
  • Se le antoja la comida, incluso se saborea al olerla cuando estamos cocinando.
  • Puede tomar las cosas con su mano, pasarlas de una mano a otra y meterlas a su boca por su cuenta.
  • Ya perdió el reflejo de escupir cuando algo se introduce a su boca.

Además de lo que me encanta ver a mi bebé tomar, meter a su boca y “masticar” su comida con su boca sholca pero con más habilidad cada día, otra de las cosas que me encanta del baby-led weaning es que no se necesita comprar mayor cosa y las comidas realmente se pueden disfrutar. En mi caso, compré lo siguiente y nada más:

  • “The Baby-Led Weaning Cookbook”, me ha sido útil para idearme comidas para todos que pueda adaptar a mi bebé, o preparare algo a partir de lo que hay en la refri o la despensa en días que no hago almuerzo o que comemos algo que ella no puede todavía.

20151204_162029 (2)

  • Baberos (muchos). Por la época del año, hace frío y no puedo dejarla en pañales. También dejo un paquete de toallas húmedas en la alacena del comedor para limpiarla cuando termina de comer.
  • Pachoncito de Squeasy Gear. Catalina nunca ha tomado pacha y esta bolsita de silicón es súper manejable para sus manitas, y se le facilita succionar el agua o lo que coloquemos dentro (pueden ser líquidos más espesos como yogurt o smoothies). Lo venden en BGL.

6ozpink-2

  • Catalina come sentada en mi regazo o en su silla de comer Evenflo heredada de Valeria. He de decir que es de muy buena calidad -sigue echando punta después de siete años y está como nueva.

Y esta es mi bebé, chupando un trozo de melocotón en la primera semana de AC, masticando ciruela sin cáscara y espagueti de arroz un mes después (6 meses y una semana), y comiendo brócoli como experta una semana después de eso (6 meses y medio). 🙂

En general, las pocas complicaciones que hemos encontrado con esta forma de alimentación son las reacciones de la gente (se ponen nerviosos) por el atragantamiento, y un poco de estreñimiento transitorio. Por lo demás, vamos viento-en-popa y nos encanta poder comer todos juntos. Eso sí, las comidas son un poco más tardadas que antes y todos tenemos que cargarnos de paciencia, además de que el contenido de los pañales ahora ya no es de recién nacido (if you know what I mean).
20151204_131731
Cada día come un poco más variado y con menos restricciones; lo único que definitivamente restringimos es la sal y cocinamos aparte un poco para ella, por ejemplo, de frijoles. Cocemos todos los frijoles en la olla de cocimiento lento y antes de incorporar la sal, sacamos un poco y lo licuamos aparte. Esto se lo sirvo remojado en tiras de pan integral tostado. Igual con el pollo (de la foto), dejamos los muslitos para ella y los horneamos en un pyrex aparte. Por el momento le quitamos casi toda la carne porque le fascina chupar los huesos, y ahí también hay un gran contenido de nutrientes; por eso es mejor hornearlo que cocerlo en agua.

Esperen updates de nuestra experiencia. Por favor, no duden en dejar por aquí sus preguntas y comentarios. Nos leemos pronto,

Natalia

Recomendaciones de lectura:

“Mi niño no me come” de Carlos González, puede conseguirse en el stand de Lomas Natural en Colectivo Shop.

http://www.babyledweaning.com/

https://guiadelactanciamaterna.wordpress.com/lactancia-materna/lactancia-materna-y-alimentacion-complementaria/

Filed under: Baby Led Weaning

by

Esposa, mamá, psicóloga y doula. Estudiante eterna, apasionada la vida simple y de todo lo relacionado con la maternidad -con un poco de jardinería, libros, vino, boxeo y Seinfeld en la mezcla. Vivo, escribo y cocino sin recetas, buscando el equilibrio para ser feliz haciendo lo que puedo, con lo que tengo, donde estoy -la clave es nunca dejar de evolucionar.