Chef Mom, Ser Mamá en Guate

¡Este año sí me organizo!

Y vamos con el post cliché para todos los mommyblogs

El inicio de año nos hace sentir optimistas, hacemos resoluciones para mejorar esos aspectos que sentimos nos hizo falta mejorar el año pasado y compramos agendas, calendarios de mesa, blocks de notas (mea culpa), todo con la intención que no se nos escapen los detalles y el tiempo como agua entre los dedos y los blogs hierven con ideas para “cumplir nuestras resoluciones de año nuevo.”

Esa no fue mi motivación para organizarme: yo comencé a hacer menús semanales cuando me cansé de tirar (con gran cargo de conciencia) la verdura podrida que sacaba de mi refri. Como mi mamá y mi abuela antes que yo, voy al super un día a la semana y compro calculando a ojo de buen cubero lo que necesitaremos para la semana. Más de una vez me junté con seis latas de atún en la alacena o cinco libras de arroz (que apenas comemos), porque siempre se me olvidaba revisar la refri y la alacena antes de ir al súper. Luego día a día era el mismo pánico a las 6 pm de pensar qué iba a hacer de cena y hacía algo a la carrera para salir del paso, casi siempre pollo al sartén con alguna salsa y unos vegetales cocidos. Y me aburrí; me aburrí de comer siempre lo mismo y tirar siempre lo mismo.

Como ya les conté, también ando medio crunchy mom y en mi casa decidimos disminuir el consumo de carne (de cualquier tipo, porque me da risa que cuando alguien va a un restaurante y dice que no come carne, inmediatamente le dicen que hay pollo y pescado… osea, carne es carne de cualquier tipo) así que eso requiere otro nivel de organización.

Les comparto mi proceso, porque uno cuando empieza a organizarse ve que hay tanto que organizar que no organiza nada (jajaja) y cuando busqué ideas sólo me daba más pereza aún porque todo parecía super complicado:

  1.  Escogí e imprimí las recetas que me parecían sencillas, que incluyeran ingredientes que normalmente tengo en la casa, que no necesiten equipo especial, y que sean de 30 minutos o menos (por favor, nada de Rachael Ray) porque sé que estaré cocinando con un toddler prendido de mi pierna, no hay tiempo ni paciencia para una receta de dos horas que requiera picar en juliana 2 lb de zanahoria o despenicar tomillo.
  2. En una hoja en blanco, escribo el menú diario y hago las anotaciones correspondientes, por ejemplo, si hay que descongelar algo para el día siguiente, si hay que marinar algo durante la noche, o hay algo con lo que mi asistente del hogar me pueda ayudar, como pelar, picar o cocer ciertas verduras con anticipación.
  3. Ya con el menú semanal, reviso la alacena y la refri y voy haciendo la lista para el súper. Este paso es muy importante, les juro que sólo con hacer esto reduje el gasto del super en un 20%, ya que compro solamente lo que necesito y no lo que CREO que necesito.  Ya más de una vez me junté con ocho litros de leche de almendra y aunque no se echa a perder, pues sólo ahí hay Q240 que tal vez no necesitaba gastar esa semana.
  4. Tengo un pizarrón pequeñito pegado a la refri en el que voy apuntando las cosas que se acaban durante la semana y donde mi asistente también escribe lo que se le va acabando, como el jabón o el desinfectante.  Agrego esto a la lista.
  5. Por último, apunto las cosas que sé que tengo que comprar de cajón, como huevos, avena (comemos muchísima avena), fruta, etc.
  6. Voy al super y compro SOLO lo que llevo en la lista. Ha sido un ejercicio para mi fuerza de voluntad, pero la verdad es que las veces que he caído en la tentación y compro algo porque pienso que voy a tener tiempo de cocinar algo diferente, he parado tirándolo y en ese momento me recuerdo por qué empecé a organizarme en un inicio.
  7. Pareciera básico, pero cómo cuesta: SIGO EL MENÚ DURANTE LA SEMANA. Yo soy re antojadiza, y de repente me dan ganas de hacer algo diferente a lo que planifiqué, pero eso significa ir al super a comprar cosas que me hacen falta para hacerlo y ya sabemos cómo termina eso: Q300 de cosas que probablemente no necesito.

De regalito de inicio de año, les compartimos este planificador para los menús semanales, para que se recuerden de nosotras cada día a las 6 pm y sientan alivio de saber que ya todo lo tienen fríamente calculado (¡no contaban con mi astucia!) y ya no hay más pánico. Si les gusta el diseño, pueden visitar la Fanpage de Laura Ruiz, diseñadora gráfica y mamá colaboradora en este post. ¡Dénle like, es pilísimas!

planificador-semanal-1-smg-pdf

Y de super bono, les dejamos por aquí un recetario con trece de mis recetas favoritas y la receta del fondo de pollo que utilizo como base para casi todo lo que cocino, en lugar de agregar consomé a las comidas porque ¿quién necesita todo ese glutamato monosódico y grasa innecesaria? (Yo, no). Pueden descargar el recetario aquí, para imprimir en el tamaño de hoja que prefieran:

RECETARIO BASICO 1 SMG. PDF

Estas son las recetas de batalla, las que hacemos una y otra vez en la casa, en especial cuando se me acabaron los conejos para sacar del sombrero. ¡De nada! 🙂

Edith

Filed under: Chef Mom, Ser Mamá en Guate

by

Entusiasta de la comida: hacerla, compartirla y disfrutarla; me gusta tanto, que la hice mi profesión y planeo mis vacaciones alrededor de ella. Mujer, esposa y mamá, mantengo mi sanidad mental escuchando rock ochentero y buscando la IPA perfecta. El amor no se encuentra, se construye.