Chef Mom, Ser Mamá en Guate
comments 2

FRITTATA DOMINGUERA, 80’s STYLE

Me encanta el desayuno, es probablemente mi comida favorita del día. Cuando era niña, mi abuelo nos invitaba a toda la familia a desayunar y el bufé dominical de los hoteles me encantaba. Comía de todo y mi parte favorita era el omelette hecho en el momento con todas las verduras posibles. Me fascinaba ver cómo los cocineros hacían los omelettes con esa elegancia de movimiento de muñeca, les daban vuelta sin usar la espátula y luego lo deslizaban en mi plato. Pensándolo bien, creo que eso tal vez fue uno de los primeros indicios de que la cocina profesional formaría parte de mi vida.

Ahora que trabajo fuera de casa, mis desayunos son más prácticos y meramente funcionales, para llenar una necesidad biológica. Estoy buscando opciones sencillas para no sacrificar sabor y placer en las mañanas y he ahí la razón detrás de la foto que posteé en Instagram de la tostada de ensalada de huevo. Sí, probablemente soy la única persona a la que le gusta la ensalada de huevo.

En fin, este domingo me levanté de buen humor: pude dormir diez horas seguidas porque mi esposo se hizo cargo de Fabián en la mañana. Cuando me levanté tardísimo (7:45 a.m.) y después de tomarme mi guacal de café, puse uno de mis playlists favoritos (80’s Smash Hits) y en compañía de la voz de Steve Perry al ritmo de Don’t stop believin’, me dispuse a hacer el desayuno.

Las frittatas son una forma fácil de usar todos los pushos que hay en la refri. ¿Sobras de brócoli, zanahoria, tomate? Échelo todo en la frittata. ¿Dos rodajas de jamón que nadie se va a comer? También. ¿Un pedacito de queso que está triste en su Tupper? De una vez.

Hay ciertos comodines que yo siempre mantengo en la refri, como hongos de cualquier tipo, espinaca (buenísima para hacer smoothies, breakfast greens, una ensalada rápida), cebolla y tomate en lata.

La frittata de hoy lleva cebolla (ni me molesto en picarla, sólo en medias lunas), brócoli de unos burritos que me dio pereza hacer, hongos crimini en rodajas y tomates cherry que me sobraron de una ensalada.  Ah, un pedacito de queso panela también.

Importante: La frittata la terminamos en el horno a fin que se cocine toda sin quemar la base, así que es importante que el sartén que utilicemos tenga un mango apto para hornear. Yo compré el mío en PriceSmart y el mango tiene una funda de silicón que se le puede quitar. Tiene que ser el implemento que más utilizo en la cocina; sin mentir, lo uso todos los días.

He aquí mis vegetales ya picaditos, obviamente con mi segundo guacal de café:

13009835_10156876168170341_1371347127_o

Precaliento el horno a 350° y comenzamos la preparación. Con Paul Simon cantando Call me Al, caliento el sartén a fuego medio y agrego el aceite de mi elección. Hoy uso aceite de oliva extra virgen porque el sabor combina súper bien con mis vegetales. Salteo la cebolla hasta que esté traslúcida y luego coloco el vegetal que tome más tiempo para cocinarse, hoy es el brócoli (pópoli, dice Fabián).

12999552_10156876168085341_212424494_o

Luego, agrego los hongos y cuando están suaves agrego los tomates cherry partidos por la mitad. Si no hay tomate cherry, agrego tomate picado o tomate de lata en cubos. Cero bolas. En un bowl, coloco los huevos, sazono con sal y pimienta, y los bato bien. Yeah, you!  Shook me aaaaaall niiiiight long! Me encanta AC/DC.

13052561_10156876168215341_1920709163_o

Sazono con sal y pimienta y espero a que todo esté suave, pero no aguadísimo, para agregar los huevos batidos. Yo uso seis huevos (sí, seis) porque mi esposo come muchísimo, pero calculen cuántos porque junto con todos los vegetales, la frittata es grande y llena. Pueden agregar papa cocida, quinoa cocida, cualquier sobra que tengan de toda la semana. Usen su imaginación.

12999453_10156876168275341_162900715_o

Bajo el fuego y agrego el queso. También puede rallarse queso parmesano (o cualquier queso) encima. Espero a que la base de la frittata esté un poco cocida y luego lo meto al horno por unos 5-10 minutos, pero no mucho más porque si espero a que esté muy cocida, el huevo tiende a endurecerse. Para todo esto, The Bangles suena en las bocinas con Manic Monday y me recuerdo de que mañana es lunes. Gracias a Dios por el café. Bailo con Fabián, quien ya me acompaña en la cocina y pongo la mesa.

13016854_10156876168350341_1115487121_o

Pueden acompañarla con lo que quieran: salsita de tomate hecha en casa, pan, lo que sea.  Yo calenté dos rodajas de pan de centeno y partí un aguacate, porque en esta casa puede faltar todo menos la rosa de jamaica y el aguacate. Ah, y el Sriracha. Amo el Sriracha y al canche peroles que está al fondo, comiéndose la mitad de mi aguacate.

Voilá!  Desayuno de domingo listo. Nos sentamos todos juntos y discutimos cuántos éxitos realmente tuvo Cyndi Lauper mientras escuchamos Girls just wanna have fun. El smoothie fue un fiasco, jajaja. Necesito una Vitamix para poder hacer smoothies dignos de la aprobación de Gwyneth Paltrow.

– Edith 

Filed under: Chef Mom, Ser Mamá en Guate

by

Entusiasta de la comida: hacerla, compartirla y disfrutarla; me gusta tanto, que la hice mi profesión y planeo mis vacaciones alrededor de ella. Mujer, esposa y mamá, mantengo mi sanidad mental escuchando rock ochentero y buscando la IPA perfecta. El amor no se encuentra, se construye.

2 Comments

  1. Paula says

    Qué rico se ve! En mi casa también nos encantan los desayunos, voy a probar esta receta pronto 🙂 El Sriracha se consigue aquí en Guate? Yo lo he buscado pero no he tenido suerte…

    • ¡Hola! Sí, podés encontrar el Sriracha en las tiendas de productos asiáticos como Agrochina en zona 1 y Señor Oriental en Cayalá y zona 10. Yo no vivo sin él 🙂 Contanos cuando hagás la receta y nos encantaría que compartieras fotos en FB. – Edith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *