La Mamá de los Pollitos, Lifestyle, Ser Mamá en Guate
Leave a comment

LA MAMÁ DE LOS POLLITOS: MAJO ENRÍQUEZ DE GARCÍA

Como parte de la comunidad de Ser Mamá en Guate, en el camino encontramos a otras mamás que son fuente de inspiración para nosotras: emprendedoras y líderes que pueden compartir lo que han aprendido en este trayecto lleno de curvas impredecibles de conciliar maternidad y trabajo. Parte de la maravilla de escribir en un blog, es la posibilidad de ser una plataforma donde ellas puedan compartir sus experiencias y estrategias para alcanzar sus objetivos. Ese es el motor detrás de nuestra nueva sección “LA MAMÁ DE LOS POLLITOS”.

Tuvimos la oportunidad de sentarnos a platicar con Majo Enríquez, creadora de Posh Nine, con quien llevamos a cabo esta sesión de fotos. Majo tiene esa cualidad de sobresalir en un grupo, más allá del hecho de que usa el pelo gris platino. Tiene esa vibra de ambición con la plena conciencia de cada paso que da; sabe el por qué, el cómo y el para qué. Tenemos dos horas y media de audio que tuvimos que recortar y que comprueban la química instantánea que surgió entre nosotras, y que surge en cada encuentro entre mamás que se entienden.

SMG: ¿Cómo empezaste con Posh Nine?

MJE: Tengo un gusto muy definido. Es algo que comparto con mi esposo y, cuando quedé embarazada, no encontré ropa que me hiciera sentir “yo”. Estaba pasando por muchos cambios, como para que además tuviera que cambiar mi forma de vestir. No encontraba ropa de embarazo que me gustara, así que se me ocurrió dar opciones cool a las mujeres para esta etapa (aunque el concepto de cool sea diferente para cada persona). Luego vimos la necesidad de tener acceso a una propuesta de diseño para la mujer en todos sus roles y a lo largo de toda la vida, en lugar de concentrarnos en esos nueve meses. De ahí salió la idea de hacer una concept store con ropa, artículos y accesorios para mujer y dentro de nuestro tagline, “for life creators”. La mujer juega un rol importantísimo en la creación de todo. Entonces la idea detrás de la tienda es proveer a las mujeres de ítems básicos, funcionales, de buena calidad y en colores sólidos que puedan combinarse con todo. No encuentran una prenda con la que tengan que meter la panza todo el día, porque realmente hay cosas más importantes en qué pensar, que en estar metiendo la panza. Todas son prendas que nos hacen ver bien porque se adaptan a cualquier tipo de cuerpo. Todo lo que proveemos es honesto, es útil, es pensado.

Cuando le conté a mi mamá que estaba embarazada y me dijo “¡ay, un tu blusón!”, me quedé con la boca abierta. ¡Esa no soy yo! De por sí, es un cambio ya bastante difícil de manejar en cuanto a tu cuerpo, como para que te pongás algo que te hace ver más grande aún.

SMG: Danos algunos tips de supervivencia para nuestras lectoras.

MJE: Mi primera experiencia en la que me vi responsable por la vida de alguien más fue con Nina (Nina Simone Gertrudis Bocanegra), nuestra perrita pug. Me di cuenta de que tenía actitudes poco sanas con ella; era aprehensiva y me preocupaba incluso si alguien la tocaba cuando la llevaba conmigo. Tomé conciencia de lo que estaba haciendo y me prometí a mí misma que, el día que tuviera un hijo, iba a ser la mamá más práctica del planeta. El único tip de supervivencia que puedo darles, es ese: sean prácticas. No en el sentido de comprar mil cosas que te vendan esa practicidad. Puede sonar extraño, pero yo no llevo pañalera, no la uso. Uso una bolsa súper funcional con dos divisiones, lo suficientemente grande y bonita para que vayan mis cosas y las cosas de Florencia.

SMG: Nosotras hicimos lo contrario. Dejamos de usar bolsa para usar pañalera…

MJE: Nuevamente, todo el concepto de Posh Nine está dirigido a mujeres más maduras, porque son las que tienen más necesidad de ser funcionales, prácticas, con el tiempo contado. Mujeres con más conciencia de sí mismas.

Algo que nos ayudó muchísimo fue cuando el pediatra de Florencia nos dijo que ella era quien llegaba a nuestra vida, no al revés. Nosotros ya tenemos treintipico de años de estar transitando por acá y ella recién viene. Ella va a ir ajustándose. Eso me caló. El doctor nos dijo que si a los dos días de nacida, tenía que acompañar a mi esposo a la Conchinchina, pues Florencia se iba con nosotros a la Conchinina.

Toda mi vida acarreé mil cosas en el colegio, en la universidad, en el trabajo… ahora decido no acarrear nada más. No tengo ni todas las neuronas a mi disposición, ni toda la atención a mi disposición, ni todo el tiempo a mi disposición. Como tengo que compartir todo con ella, decido no ponerme más cosas de qué estar pendiente. Aquí llevo tres pañales, wipes, una pacha, desinfectante de manos y una mudada extra. Y ya. Minimalista a morir. Aparte, en cuanto a diseño, la mayoría de las pañaleras tienen elefantitos, muñequitos, etc., y la que lleva la pañalera soy yo, no Florencia, y a mí no me gustan los diseños. Las bolsas de Posh Nine están pensadas para eso.

SMG: Ahora danos tips de supervivencia para la vida en general.

Así como los medios (y la sociedad en general) te dicen que hay que tener más, más cosas para ser feliz, que tu cuerpo tiene que tener ciertas medidas para verte atractiva, los labios grandes, extensiones, etc., igual te dice que las mamás siempre están felices, son serviciales, son pacientes, etc. No te dicen que es difícil, que es duro. Una tía me dijo que ser mamá es un acto de valentía y no puedo estar más de acuerdo. Llevo varios años trabajando en mí misma, en tomar conciencia, en darme cuenta de cosas que no me aportan nada, que no son convenientes o entorpecen mi vida. En todo lo demás podés trabajar en equipo, pero en cuanto a conocerte y trabajar en ti misma, es personal y nunca acaba. Aún después de tanto trabajo que he hecho para tomar conciencia, la maternidad ha sido lo más difícil que he hecho y lo que más me ha costado asimilar. No imagino cómo me habría ido sin ese trabajo en mí misma.

Yo, personalmente, logré un balance dedicándome tiempo. Regresé a hacer crossfit, estudio fotografía -mi esposo me apoya quedándose solo con ella y se la lleva al estudio de grabación de su primo, donde tocan guitarra y hacen música; a ella le encanta.

MAJO ENRIQUEZ 4

Para lograr un balance en general, creo que es importante incluir a nuestros hijos en lo que hacemos; nosotros llevamos a Florencia a reuniones de trabajo (que a veces es difícil porque ya gatea, pero hacemos el esfuerzo). Obviamente, hay semanas en que no se puede, y no pasa nada. Creemos que en Guatemala se necesita abrir espacios para que podamos compartir con los niños temas tan importantes como el arte. Tuvimos la oportunidad de ver una exposición fuera de Guatemala que era un poco fuerte; sin embargo, ver que incluían a los niños en ella nos impactó y nos impulsó a hacerlo también con Florencia. Todos esos estímulos despiertan sus sentidos.

SMG: A tu parecer, ¿qué es lo más importante en una relación de pareja?

Creo que mi esposo y yo no tenemos la relación promedio. Si pudiera darle un consejo a alguien que está empezando una relación, sería que busque una persona que no juzgue y que escuche. Es difícil que una persona escuche. Mi esposo y yo tenemos una excelente comunicación; todos los días hablamos de lo que estamos pasando y él me entiende. Por ejemplo, él sabe que necesito tiempo para estar sola y hacer mis cosas, y por eso se hace cargo de Florencia en algunos momentos, mientras yo me dedico a mí misma.

SMG: ¿Tenés alguna recomendación para mamás que quieren emprender en Guate?

MJE: Antes de tener una buena idea, hay que pensar en encontrar lo que verdaderamente nos gustaría pasar haciendo todos los días. Yo nunca me imaginé que iba a poner una tienda. Trabajé mucho para saber cómo quiero verme y qué quiero proyectar. Descubrí que es súper útil simplificarte, conocerte, saber qué te funciona (y qué no) en cuanto a comodidad, porque no creo que las mujeres debamos vivir metiendo la panza. Lo que me apasionó fue la idea detrás del concept store; más que por mí, por Florencia. Quería mostrarle con el ejemplo que no se deje engañar por los medios para comprar todo lo que le pongan enfrente, porque debe verse de cierta forma. Pensé mucho en lo que yo podía transmitir a Florencia desde el punto de consumidora, de mujer que hace lo que le gusta.

Ser mamá te impulsa a buscar eso, a buscar una forma de hacer que todo tenga un propósito… Eso hablaba con mi esposo hace poco y por eso le pusimos a nuestra hija Florencia, que significa “la que florece”. Para mí, el hecho de ser mamá fue un punto de inflexión; me cambió, me hizo buscar ser mejor y hacer solamente lo que me haga sentido. Para mí, eso es lo que debe ir detrás de un emprendimiento.

Otra cosa básica es estar dispuesto a trabajar como nunca antes. En mis anteriores trabajos, sólo estaba ocupada… ahora trabajo el doble y aparte soy mamá. Cuando emprendés, impactás tu vida y la de tus hijos.

Emprender debe hacerse para focalizar tu energía en algo más que en el dinero. Obivamente el dinero es el objetivo, pero no debe ser la motivación. Aparte, si sos mamá y estás emprendiendo, debe ser algo que te apasione porque vas a dedicarle tu energía. Tu proyecto es otro hijo. También tenés que estar consciente de que no lo vas a saber todo, y tenés que buscar asesoría.

Por último, mi recomendación es que emprendás formalmente, con todas las de la ley, para que sea más difícil echarte para atrás -porque a veces dan ganas de hacerlo. Para eso, es esencial un buen abogado y un buen contador. En Método Eureka, la empresa que fundamos con mi esposo, utilizamos el método LOOP VIRTUOSO (descargar documento aquí).

SMG: Contanos cómo es un día en tu vida.

6:00 a.m. Florencia se despierta, me levanto a atenderla, le doy de mamar y por lo general se vuelve a dormir, así que tengo más o menos una hora para desayunar (todos los días lo mismo: huevos revueltos, dos rodajas de pan de centeno y café negro sin azúcar) con mi esposo. Él sale antes porque regularmente tiene más reuniones que yo.

7:00 a.m. Florencia se despierta y le doy parte de mi desayuno. Me baño, me arreglo, la visto a ella y, como mi rol en la empresa es más administrativo, puedo trabajar un poco desde mi casa.

10:00 a.m. Abre la tienda y, en los días que tengo que estar ahí, ella se va conmigo a menos que tenga alguna reunión o algo que requiera toda mi atención, en cuyo caso se queda en la casa con su niñera o con mi esposo.

12:30 p.m. Voy al gimnasio.

2:30 p.m. Llego a mi casa, almuerzo y Florencia hace siesta mientras yo trabajo.

4:00 p.m. Martes y jueves voy a mi diplomado de fotografía; en esos días, mi esposo se queda con Florencia. De lo contrario, trabajo desde la casa.

8:00 p.m. Cenamos, baño a Florencia y se duerme (a excepción de martes y jueves).

9:30 p.m. Aprovecho para trabajar, hacer tareas de mi diplomado y leer.

12:00 a.m. ¡A dormir!

El domingo es el único día que nos despertamos tarde, tarde, tarde: a las 8:00 a.m. 🙂 Mi esposo hace el desayuno y comemos en la cama. Por lo general, hacemos brunch con mi familia y descansamos. Por la tarde, tratamos de salir a buscar actividades para compartir al aire libre con Florencia. Llegamos a la casa, Florencia hace siesta y trabajo un poco más. Planificamos la semana con mi esposo y descansamos.

Un último tip: yo amaba los to-do lists, pero descubrí que es más útil apuntar TODO lo que se me viene a la mente en un libro de actas. Se necesita sentarse a pensar para hacer un to-do list, pero si solo apunto todo en el momento que se me viene a la mente, es más sencillo y luego sólo tacho lo que ya hice.

SMG: Para terminar, contanos más acerca de tus impresiones sobre la maternidad.

MJE: Leí el post que Natalia escribió acerca de la imagen corporal y lloré. Ayer en mi clase de fotografía tuvimos la tarea de llevar un autorretrato. Una compañera llevó una foto de su cicatriz de la cesárea y volví a llorar. Ella quería mostrar cómo esa cicatriz la marcó, pero no se refería a la marca física, sino a la marca psicológica que ser mamá deja en ti. Me pareció lindísimo.

Siempre me sentí súper poderosa; si quería sacar buenas notas, las sacaba; si quería tener un súper trabajo, lo lograba y ahora que sí realmente soy súper poderosa, que hago malabares para hacer lo que antes hacía pero con el doble de esfuerzo, no me siento así. Me siento vulnerable, no me siento invencible. Ser mamá te marca. La verdad, nos deberían levantar un monumento y nos lo deberían reconocer. Nos la deberían hacer más fácil. Sí podemos llevar la vida que queremos, podemos ser hermosas y podemos hacer lo que queremos hacer. Se menosprecia mucho a la maternidad, cuando realmente es el origen. La maternidad es TODO.

Entrevista por Natalia y Edith / SMG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *