Baby Led Weaning, Lifestyle, Ser Mamá en Guate
Leave a comment

Review: BGL

Aclaración: El contenido de los Reviews es basado en experiencias personales en torno a los productos mencionados. La intención es proporcionar a las mamás una referencia detallada acerca de los productos y servicios disponibles en el mercado de Guatemala, todos probados por nosotras de primera mano. Nos reservamos el derecho de redactar Reviews sobre productos compatibles con nuestra filosofía de vida y de crianza, siempre y cuando podamos aportar opiniones constructivas y reales, independientemente de si son adquiridos por medio de compra personal o a través de nuestro sistema de proveedores afiliados.

¿A quién no se le van los ojos cuando vemos productos bien diseñados (y sin mil muñequitos) para nuestros pollitos?  Además, ahora con tanta información disponible acerca de los daños de los BPAs y otros componentes del plástico, somos incluso más cuidadosas y selectivas con lo que compramos. No sólo es importante que sea resistente al (mal)trato de las manitas chiquitas, sino que también debe ser seguro, práctico, fácil de limpiar y además bonito. Sólo eso pide nuestro corazón.

Todas estas son características de los productos de BGL, que tuvimos oportunidad de probar con nuestros hijos. Anapa, la propietaria, es una mamá guatemalteca a quien tuvimos el gusto de conocer hace unos meses y con quien hicimos click inmediatamente. En nuestro último taller de Alimentación Complementaria y Baby-Led Weaning, pudimos ver y acceder a la gran variedad de cosas que ofrece la tienda para facilitar la alimentación, sobre todo de los bebés más grandecitos y toddlers.

12140720_1008833072544841_560494085040145466_n

PLATOS Y CUCHARAS DE SILICÓN OOGAA

Edith: Fabián es un comensal experto… experto en comer, pero no en mantener toda la comida en el plato. Cuando utilizo un plato plano normal, la comida termina embarrada por toda la mesita; cuando uso platitos hondos, tengo que utilizar uno diferente para cada cosa y nadie tiene tiempo de lavar tres o cuatro platitos por tiempo de comida. El plato de silicón con divisiones nos cayó de perlas, ya que nos permite mantener cada comida en su lugar y que no se mezclen las salsas o jugos. El plato es lo suficientemente hondo para mantener la comida adentro cuando él mete la cuchara y lo mejor de todo es que, por ser de silicón, no se mueve cuando él empuja al utilizar la cuchara. Otra ventaja es que se puede calentar el plato ya servido en el microondas, ya que, como mencionamos al inicio, no contiene BPAs; tampoco se calienta el plato (como me ha pasado con algunos de otros materiales, que se calienta el plato y la comida sigue fría). Hasta la fecha, el plato no se ha manchado con las hilachas ni con el spaghetti con carne, que es algo que me ha pasado con platos hechos con otros materiales y que aunque yo sé que no pasa nada, no me gusta verlos manchados.

13161443_10156932159905341_679037137_o

Las cucharas son suavecitas, lo suficientemente suaves para boquitas que aún no tienen dientes, pero resistentes para las que ya tienen esos dientecitos de piraña. Lo que más me gustó es que el mango es plano y ancho, lo que evita que la cuchara se le resbale a Fabián en las manos cuando ya se ha manchado de comida, cosa que pasa con las que son de mango redondo o gordito.

Otra ventaja de ambos artículos es el factor ruido: no importa cuánto lo somaten o de qué altura lo tiren, jamás hará el escándalo que hace un plato de melamina o de plástico o una cuchara de metal.

Me encanta que sea en colores sólidos (Dios sabe cuánto cuesta encontrar artículos para niños sin dibujos) y el diseño en relieve de monitos en el fondo le da un toque divertido.

Natalia: Catalina todavía no sabe usar del todo la cuchara y el platito, pero a veces hace el intento -cuando no usa la cuchara como baqueta de batería, por lo cual es perfecto que el material no haga ruido. El mango grueso y el silicón anti-deslizante, hacen que sean mucho más fácil de manejar para ella y seguramente los va a usar durante mucho, mucho tiempo. Me encanta que en los platos se pueda hornear, congelar y calentar en microondas. ¡Son la nave!

13161144_10156932159935341_1400510312_o

BABERO DE SILICÓN BELLA TUNNO

Edith: Tengo que aceptar que el diseño de este babero me encantó: ¿quién se puede resistir a un bebé con corbatín? Hasta mi esposo, quien regularmente es bastante parco con todas las cosas cute, me dijo que Fabián se veía simpatiquísimo. Yo he usado siempre baberos de silicón, ya que solamente se limpian con agua y jabón o con una toalla húmeda cuando estamos fuera de casa. Creo que ya nadie tiene paciencia ni tiempo para lavar baberos de tela. Por ser de silicón, protegen la ropa de los líquidos y la “bolsita” sostiene la comida que se cae. A mí incluso me ha salvado de los derrames de rosa de jamaica cuando Fabián toma de un vasito que no está bien cerrado.

El cierre es fácil de ajustar y cómodo para ellos, ya que otro babero de silicón que tuve anteriormente tenía una especie de gancho que había que insertar en un círculo y que con un bebé que se mueve tanto, siempre paraba jalándole pelitos y se imaginan el drama; eso no pasa con este babero. Mi única objeción es que a Fabián le quedó un poco corto.

13113111_10156932159885341_749667817_o

Natalia: Lo usamos todos los días y, sin exagerar, lo amamos. No pesa, es fácil de lavar, tiene la bolsita que guarda algo de la enorme cantidad de comida que se cae, es transportable en la pañalera y además el diseño es preciosísimo.

Screenshot_2016-03-21-14-21-51-1

SIPPY CUP SRIRACHA / BABYDUCKS COFFEE

Edith: AMO el Sriracha. Casi me da infarto cuando amenazaron con cerrar la fábrica en California y celebré cuando sacaron la presentación en sachets, así que este vasito tenía que ser mío… perdón, de Fabián. Es un sippy-cup sencillo, la tapadera es fácil de colocar, no pesa nada y es práctico para llevar en la pañalera. Sin embargo, no es del todo hermético y los orificios de la boquilla sólo permiten el paso de líquidos sin ninguna textura. Pero yo soy feliz con mi vasito de Sriracha (perdón, de Fabián), y eso es suficiente para mí. 🙂 En una ocasión lo llevaba en la pañalera junto con el Silicup, el cual le puse al vasito y le metí una pajilla, porque Fabián MORÍA por mi pajilla. Crisis evitada.

13105957_10156932159865341_2098981473_o

Natalia: AMO el café. El de Starbucks no es precisamente mi preferido (mi consentido es Café Don Isidro, 100% chapín), pero la idea del vasito me mató. Supongo que todas en algún momento de la vida necesitamos un boost de cafeína para sobrellevar la vida adulta, así que algún día mis hijas probablemente también serán coffee-lovers y se van a reír cuando vean estas fotos. El vasito no es realmente transportable en pañalera porque no tiene cierre hermético, pero es divino 😀 y a Catalina le encanta usarlo porque no pesa nada. En realidad, es un vasito novedoso para chilerear; tanto, que hasta Valeria le ha dado duro.

1462295853513.jpg

SILICUP

Es una “tapadera” de silicón con un orificio para pajilla (cualquier pajilla) que se le puede poner a cualquier vaso y previene desastres del tipo material y emocional (también hay con boquilla tipo “sippy cup”). Hace poco estábamos en una reunión de trabajo con Natalia con nuestros respectivos pollitos y Fabián NECESITABA tomar del smoothie de Natalia. Obviamente, el vaso tenía un gran hoyo para la pajilla que habría terminado con smoothie de mango regado por todo el lugar. Serví un poquito de smoothie en un vasito de papel, le puse la Silicup (que llevaba dentro de una ziploc en la pañalera) y una pajilla y voilá. Nuestra reunión terminó en (relativa) paz.

20160404_155742[1]

SQUEASY SNACKER

Natalia: Este pachoncito de silicón es, hasta el momento, el favorito de Catalina. Es suave y no se le resbala de las manos, además de que puede apacharlo con facilidad y el líquido no sale a menos que ella succione. Puedo compartirle de mis smoothies de desayuno (que le fascinan, con todo y kale, así que hay que aprovechar mientras no le haga guácala) y pasan perfectamente bien por el agujero de la tapa, igual que el yogurt. Sirve igual de bien para el agua pura y se puede llevar en la pañalera sin ocupar nada de espacio porque colapsa cuando queda vacío. Para lavarlo, se desarma completamente y puede voltearse para evitar residuos y malos olores. ¡100 puntos!

Screenshot_2016-04-23-08-14-18-1

INDIVIDUAL OOGAA PARA PINTAR

Edith:  Compré una silla alta con un diseño danés precioso… forrada de lona (sí, como jeans). Se ve preciosa en mi comedor y como es de linda es de difícil de limpiar, así que cada dos semanas hay que lavarla para quitar el frijol tieso de la tela y los pedacitos de arroz que se meten en las ranuras. Para esas instancias, tengo un booster seat / silla portátil que utilizo, pero las piernotas de marshmallow ya no caben ahí si le pongo la bandeja, así que hay que ponerle el plato en la mesa y atenernos al desastre. Crisis evitada con el individual. Fabián aún es muy pequeño para pintar en él, pero le entretienen mucho los dibujitos. Además, se limpia con un trapo húmedo, se enrolla y no ocupa nada de espacio en la gaveta de los individuales (el espacio de almacenaje en mi cocina es reducido y tengo que pensar bien a la hora de comprar cualquier cosa; el costo-beneficio se mide en espacio que ocupará vs. cuánto lo usaré). Sin embargo, el material es de buena calidad y estoy segura de que cuando él pueda pintar (y yo le confíe los marcadores en la mesa) estará aún con nosotros. Lo único que me preocupa es que a mi pequeño artista no se le ocurra pintar la mesa / paredes / sillas con los marcadores.

Natalia: El individual no pudo fascinarle más a Valeria -dado que hemos tenido incidentes en que le gusta taaanto pintar, que no puede resistirse a pintar en la mesa, esto le cayó de perlas. Supongo que por el tamaño está diseñado para niños más pequeños, pero a ella le encantó desde que lo vio. El único inconveniente es a la hora del desayuno porque la pintada la retrasa un poco, pero a la hora del almuerzo o de la cena, si ella termina de comer antes, puede pintar. Ha sido un buen incentivo para que coma lo que hay, en esas noches en que mi casa pareciera restaurante y cada comensal quiere un plato distinto.

20160503_062757.jpg

Todas estas cosas son sólo algunas de las que pueden encontrar en BGL. Les recomendamos visitar su página para ver todas las bellezas que hay: de excelente calidad, a buen precio y con la seguridad de que les van a durar muchísimo tiempo. Están ubicados en 21 calle 5-52 zona 14 (Interior del Salón Fringe) y el teléfono es (502) 4151 2343.

Esperamos que este Review haya sido útil para muchas. ¡Hasta la próxima!

Edith y Natalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *