Embarazo, Lifestyle, Maternidad y Crianza, Ser Mamá en Guate
comments 4

Fotos y Recuerdos

No puedo evitar estar nostálgica.  Fabián cumple dos años esta semana y Facebook se encarga de bombardearme con fotos de mi bodoque cuando aún me cabía en los brazos y yo no tenía este dolor de cadera por cargarlo.

Siempre he dicho que en los cumpleaños se debiera celebrar a las mamás y ahora lo creo más aún.  ¡Qué chanzal es criar un niño! Ahora entiendo todos esos memes de alguien riéndose y en las letras gordas de arriba dice “cuando mis amigas sin hijos me dicen que están cansadas.”  Muchos días me despierto pensando si será posible levantarse de la cama cansada después de ocho horas de sueño.  Sí, sí, yo sé que tengo suerte que Fabián duerme de corrido toda la noche desde las siete semanas de nacido, pero perseguirlo todo el día conlleva más energía de la que mis baterías pueden almacenar.

Y bueno, como pre celebración del cumpleaños de mi bebé, decidí compartir con ustedes algunas de las fotos que me tomaron durante mi embarazo. Desde la semana pasada vengo viendo estas fotos… y las veo… y las vuelvo a ver… y ya viéndolas desapasionadamente, no me veo tan linda como me sentía.  Me sentía PRECIOSA.  No me podía levantar de la cama, no podía caminar más de una cuadra sin que casi me diera vahído y llegó el punto que ni los jeans de maternidad me quedaban (me apretaba la banda de la panza).  ¿Mencioné la hinchazón? Me hinché como un globo–si de por sí ya me preguntan de qué lado de mi familia viene lo asiático, en ese entonces mis ojos eran dos rayitas.  Pero yo me sentía linda.  Ah, y el caminado era lo mejor:  como subí casi las 40 libras, me regresó la fascitis plantar que me gané en la cocina y un pingüino se quedaba atrás.

smg pregnant ep 2

Cuando me salió la panza, comenzamos a tomar fotos. 🙂

Me recuerdo cuánto ansiaba tener a mi bebé en los brazos, más que nada para ver su carita y sus ojos.  Me emocioné hasta las lágrimas (gracias, cóctel de hormonas) cuando nos hicimos el ultrasonido 4D y veía y veía las impresiones que nos dio el doctor, añorando el momento en que nos veríamos.

smg pregnant ep

Aquí tenía 30 semanas y creo que fue cuando mejor me sentí. Llovió durante la sesión, pero me encantó que se pudieran ver las gotitas en las fotos.

Escribí y soñé; me disfruté mi sensibilidad y atosigué a un par de amigas con mis tormentas en vasos de agua (mil gracias por escucharme, ustedes saben quiénes son). Lucí mi panza por todos lados, me disfruté mi instinto de anidar y cuánto hubiera querido que el sueño se pudiera acumular o almacenar en baterías, porque dormí como Rip van Winkle.

smg pregnant ep 4

Ninguna de las dos sabíamos lo que nos esperaba, jajaja. A mi pobre Athina la han echado hasta de su cojín.

Ahora lo no tan bonito:  mi sistema digestivo se volvió más loco que mis hormonas, y no importaba si me comía un par de arvejas o un puyazo de 12 oz, el gas era para morirse (casi mato a mi esposo, en serio).  Me sentía inflada todo el tiempo (más de lo que ya estaba) y sentía por horas el sabor de cualquier cosa que comía.  Las vitaminas eran una PESADILLA. Mi hermana me regaló un frasco que le había quedado de su embarazo y me dio la náusea que casi no me dio en el primer trimestre… sentía todo el día ese sabor espantoso a vitamina en la boca, hasta lo olía.  Lo comenté con mi doctor y me recomendó NATELE.  Estas fueron las UNICAS que no me dieron molestias y las continué tomando durante tres meses más después de que nació Fabián, porque quedé con los glóbulos rojos bajos.  La verdad, las NATELE fueron un salvavidas.  Ahora, para mejorar mi digestión, preferí agregar linaza a mi dieta y me funcionó de maravilla; ahora bien, aquí está el truco:  la linaza, una vez molida, se oxida muy rápido y pierde muchas de sus propiedades.  Es preferible comprarla entera y agregársela a los smoothies en la licuadora para que se muela en el momento y aprovecharla al máximo.  También podemos molerla con anticipación y guardarla en un recipiente hermético en la refrigeradora por no más de dos semanas y agregarlo a cualquier cosa que comamos, como la avena o ensaladas, tomando en cuenta que la linaza segrega una sustancia gelatinosa que en la cocina vegana se utiliza como sustituto del huevo.

A pesar de todas las molestias, del caminado extraño–que no era el tumba’o de Celia Cruz–yo me sentía divina y realmente me alegro de haber podido documentar mi embarazo de esta manera.

smg pregnant ep 5

Hinchada, hinchadísima. Y apenas íbamos por la semana 36; Fabián nació en la semana 40.

No sé si volveré a vivir esta experiencia de nuevo, pero me alegra tener estos recuerdos tan lindos que hoy, tan cerca del segundo cumpleaños de mi bebé, me siento feliz de poder compartirlos con ustedes.  Gracias por ser esta comunidad que me ha enseñado tanto; gracias por su candidez, por su confianza, por sus porras y por sus abrazos virtuales.  En una época donde la tecnología aísla tanto a las personas, es refrescante poder encontrar un lugar donde las une.  ¡Qué chilero ser mamá en Guate!

-Edith

 

4 Comments

  1. Silvia says

    Mi embarazo fue sorpresa y casi no está documentado 🙁 Creo que por eso, aunque diga que no quiera no mato la esperanza de tener otro, por más diferente que se que va a ser! Ese es uno de mis principales consejos para las nuevas mamás. Y Natele! 😉

    • ¡Es un lindo recuerdo! Muchas personas escogen no hacerlo porque puede resultar muy cursi, pero yo quedé muy contenta con las mías. Mis amigas que tienen dos o más hijos concuerdan en que cada embarazo es super diferente, así que quien quita y luego te animás; nada está escrito en piedra. 😉 – Edith

  2. Rossina holm says

    Yo soy mama de 3 varones ya creciditos y ya me hicieron abuela, tuve mi primer hojo alos 20 años exactos una semana despues de cumplir los 20, todo era tan diferente a lo de ahora, pañales de tela ojo de perdiz y gaza, pomada lassar nada de lavadora, sacaleche de vidrio, uff que diferencia de ahora,uds mamás estan en la gloria, fotos wauuu , ultrasonido nada habian mut pocos y si podia uno usar uno era mas que un mes de salario,Facebook ni no lo imaginabamos ni compus etc, lo unico que tenemos en común es que los niños son iguales, crecen tan rápido que cuando sientes ya eres abuela, disfruten cafa momento, cada lagrima,cada risa,cada golpe,cada emergencia y les digo por experiencia aunque les des todo el amor del mundo viene alguien y te lo roba y tu pasas a 2do o hasta 3 er lugar, primer regla jamás discutas con tu nuera, o yerno, jamás opines por mucha sabiduría que tengas no sabes nada, no es chiste es la verdad yo me llevo muy bien con mis nueras, consiento a mis nietos a morir, y soy feliz, disfrute a mis hijos todo lo posible, trabaje en casa para poder estar con ellos, ahora tengo 35 años de casada y les digo nunca descuide a mi esposo , solos empezamos y solos terminamos viviendo la vida al maximo. Bendiciónes a todas.

    • Mi suegra también dice lo mismo, que qué maravilla es ahora con todas las ventajas que tenemos… pero la verdad es que aunque la logística sea diferente, creo que la mecánica es la misma y he podido percibir que la experiencia de ser mamá, con sus altos y bajos, se vive con la misma intensidad siempre. Yo valoro mucho lo que me cuentan mi mamá y mi suegra; probablemente no todo lo ponga en práctica, pero sí me da un norte de hacia donde hay que dirigir esfuerzos. ¡Gracias por compartir tu experiencia! – Edith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *