Chef Mom, Lifestyle, Maternidad y Crianza, Ser Mamá en Guate
Leave a comment

MUFFINS DE ZANAHORIA Y MANZANA Una receta saludable, fácil de hacer y de un solo bowl (¡yupi!)

Mis mañanas son súper corridas y, más de una vez, Fabián se ha ido tomando su pacha en el carro, despeinado y con la ropa a medio poner, porque nos levantamos tarde y no dio tiempo de más. Mi hermana siempre me llama cuando va en el tráfico y su primera pregunta es: “¿Llegó Fabián a tiempo al colegio?” Honestamente, casi nunca llega a tiempo y menos desayuna, así que compenso esmerándome en colocar en su lonchera opciones saludables. Esta receta la probé a inicios de este año y ha sido un éxito: los muffins no sólo son ricos, sino que los ingredientes son cosas que siempre tengo a mano y sólo uso un bowl. Sí, sólo un bowl. ¿Parece demasiado bueno para ser verdad? Pues es verdad; la única desventaja es que nos comemos la docena de muffins en dos o tres días, pero no da cargo de conciencia porque están cargados de ingredientes sumamente nutritivos. Son una excelente opción para las que salimos despetacadas en las mañanas y nos está tronando la panza a las 10 de la mañana, ya que originalmente son “muffins de desayuno.”

Otra ventaja de esta receta es que es amigable para quienes padecen alergias alimentarias:  no lleva huevo (usamos “huevo” de linaza), se utiliza leche de almendra y la podemos hacer libre de gluten si usamos avena y harina sin gluten.

Me encanta hacer esta receta con Fabián: usamos el machucador para machacar el banano y es de sus utensilios favoritos; más de una vez lo he tenido que ir a sacar de sus canastas de juguetes. Mejoramos motricidad fina, va siendo más cuidadoso al mezclar las cosas y le ayuda en el proceso de aprender a seguir instrucciones–un ejercicio completo de vida práctica Montessori. ¡Toda la receta es una maravilla!

MUFFINS DE UN BOWL DE ZANAHORIA Y MANZANA

(adaptada de The Minimalist Baker)

Ingredientes:

1 1/2 huevos de linaza (ver nota al final)

1/4 taza de aceite de oliva

1/3 taza de bananos muy maduros, machacados (aprox. 2 bananos medianos)

1/4 taza de jarabe de agave, jarabe de maple o miel de abeja

1 manzana, finamente rallada

1/2 taza de azúcar morena

1/2 cucharadita de sal

1 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda

1/2 cucharadita de canela en polvo

1/2 taza de leche de almendra sin azúcar

1 taza de zanahoria rallada (aprox. 1 zanahoria mediana)

2/3 taza de avena

1 1/2 taza de harina (ver nota al final)

1/4 taza de nuez de nogal picada, para adorno (opcional)

Instrucciones:

  • Preparar el huevo de linaza en un bowl pequeño y precalentar el horno a 375°F.
  • Preparar la lata para muffins: colocar capacillos (recomendado) o engrasar. Mírenle la cara de concentración a mi sous chef.

Fabian cocinando 3

  • Mezclar en un bowl grande la linaza, agregar el banano machacado, el jarabe de agave o miel, el aceite de oliva y mezclar con un fuete. ¡Machacar el banano es su parte favorita!

Fabian cocinando

  • Agregar la manzana rallada, el azúcar morena, bicarbonato, sal, canela y mezclar con el fuete.
  • Agregar la leche de almendra y mezclar bien.
  • Agregar la zanahoria y mezclar bien. Si se dan cuenta, ya es mínimo lo que Fabián bota en el mostrador de la cocina y él mismo está pendiente de estar limpiando… eso no lo heredó de mí.

Fabian cocinando 4

  • Agregar el avena, harina, y mezclar bien.
  • Dividir en 12-15 moldes de muffin, llenándolos hasta el borde, y colocar la nuez de nogal picada (si la van a usar) encima como adorno. Yo uso la cuchara para dosificar masa de galletas porque es más rápido, eficiente y el riesgo de desastre es menor.

Muffins de zanahoria y manzana

  • Hornear por 32-36 minutos, o hasta que los muffins estén dorados y salga limpio el palillo insertado al centro.
  • Retirar del horno y dejar enfriar por 15 minutos en el molde; luego retirar del molde y dejar que se enfríen por completo.
  • Guardar en un recipiente hermético o en una bolsa de zipper a temperatura ambiente.  También pueden congelarse.

Muffins saliendo del horno

Notas:

  • 1 huevo de linaza:  1 cucharada de linaza molida + 2.5 cucharadas de agua.  Mezclar bien y dejar reposar unos 5-10 minutos, hasta que tenga una consistencia gelatinosa. La linaza se oxida muy rápido una vez molida, así que yo compro linaza entera y muelo una cantidad pequeña; nada complicado: la muelo en la licuadora, y luego la guardo en bolsa de zipper en la refrigeradora. Para esta receta uso 1.5 cucharadas de linaza y 4 de agua.
  • Si van a hacer la receta sin gluten, usar avena sin gluten y sustituir el harina por 1/2 taza de harina de almendra y 1 taza + 2 cucharadas de harina libre de gluten.

Voy a publicar más recetas de ahora en adelante, la verdad me costó agarrar aviada para regresar a la cocina con creatividad, pero para estar al tanto de mi inspiración diaria (pista:  estoy enamorada de las pechugas con hueso últimamente, son la cosa más fácil y rica de hacer y, nuevamente, sólo se ensucia un par de platos para hacerlas) pueden ver nuestras Stories en Instagram. Cuando hagan las recetas, pueden compartirlas con el hashtag #chefmom y #sermamaenguate para que las podamos encontrar y echarles porras.

-Edith 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *