Chef Mom
Leave a comment

SOPA DE TOMATE ROSTIZADO Una receta para usar la nueva Oster XPert Series

Tengo que confesarles que amo las sopas. De niña no podía entender por qué Mafalda les tenía tanta aversión, si para mí eran como un abrazo de mi mamá: calientito, suave y siempre me hacía sentir mejor. Como pudieron ver si nos siguen en Facebook e Instagram, la semana pasada fuimos las anfitrionas del evento de lanzamiento de la nueva licuadora Oster Xpert Series que está chilerísima. La verdad, me moría por preparar una receta en la que pudiera comprobar la textura que estas licuadoras, con su motor tan potente y cuchillas que giran en ambas direcciones, pueden lograr.

Esta receta requiere un poco más de tiempo que las que usualmente comparto, pero estos días de friíto simplemente me llaman a la cocina. Además, no es que uno tenga que estar haciendo algo, es sólo que los tomates van rostizados a temperatura baja para lograr caramelizar toda el azúcar que contienen y, para eso, hay que ser pacientes y esperar -créanme: como con todo lo bueno, la espera vale la pena.

Un par de observaciones antes de empezar:

  • Escojan tomates súper maduros o compren los que encuentren y déjenlos madurar afuera de la refri; necesitamos que tengan la mayor cantidad de azúcar posible.
  • Pueden mezclar diferentes tipos de tomate: manzano, cherry, ciruelo; lo importante es que estén maduros.
  • Si les gusta el picante (como a Natalia), pueden agregarle su picante favorito. Yo recomiendo chile cobanero, pasta de curry rojo (que pueden encontrar en las tiendas de productos asiáticos), o chili flakes. Lo importante es que tenga un sabor más profundo. No recomiendo el chiltepe ni el jalapeño, que considero que combinan mejor con sabores más frescos o cítricos.
  • OJO: Jamás coloquen alimentos muy calientes en el vaso de la licuadora y, como precaución, retiren en tapón de la tapadera del vaso y coloquen un trapo de cocina limpio encima, siempre sosteniéndolo con una mano mientras licúan los alimentos. Comiencen con una velocidad baja y vayan aumentándola poco a poco. Cualquier precaución es válida cuando estamos trabajando con líquidos calientes. Ya me pasó una vez que paré con sopa de arveja por todos los gabinetes y paredes de mi cocina; menos mal no pasó a más, pero el susto y el trabajal de limpiar las paredes me hizo más cuidadosa en estas situaciones.

Ingredientes:

3 libras de tomate ciruelo

2 cucharadas de aceite de oliva

tomillo fresco, en ramitas – si van a usar tomillo seco, utilicen menos cantidad

sal y pimienta al gusto

1/2 cebolla mediana, picada

2 dientes de ajo, picados

2 cucharadas de mantequilla

2 tazas de fondo de pollo (o de vegetales)

1/4 cucharadita de azúcar

2 cucharaditas de vinagre de sidra de manzana

sal y pimienta al gusto

albahaca fresca, cortada en listones, para decorar

Instrucciones: 

  • Precalentar el horno a 300°F. Cortar los tomates por la mitad (a lo largo), y colocarlos en una lata previamente engrasada con aceite de oliva. Rociar con 1 – 2 cucharadas de aceite de oliva, sazonar con sal y pimienta y ramitas de tomillo. Hornear aproximadamente 45 minutos, hasta que estén suaves y ligeramente dorados. Retirar del horno.

  • En una olla mediana, derretir la mantequilla a fuego medio; agregar la cebolla y el ajo y saltear hasta que la cebolla esté traslúcida, unos 3-5 minutos. Agregar el tomate caramelizado con todo y el tomillo, y continuar salteando por unos 2-3 minutos más, moviendo constantemente. Si van a utilizar algún tipo de picante, es ahora el momento de agregarlo.

  • Agregar el fondo y llevar a ebullición. Dejar hervir por 8 – 10 minutos a fuego medio bajo. Retirar del fuego y permitir que enfríe un poco. Retirar las ramitas de tomillo.
  • Por tandas, colocar la mezcla en el vaso de la licuadora y licuarla hasta que obtengan la textura deseada. Si van a usar su nueva Oster XPert Series, este es un buen un tip: yo comencé con el botón de procesador de alimentos y fui agregando la mezcla poco a poco; cuando tuve todo licuado, utilicé la velocidad más alta hasta lograr la textura sedosa que quería.

  • Regresar la mezcla a la olla a fuego medio bajo, y sazonar con sal y pimienta al gusto. Al encontrar el punto de la sal, agregar el azúcar para balancear. Llevar a ebullición y agregar una cucharadita de vinagre. Probar sazón y, de ser necesario, agregar la siguiente cucharadita. El vinagre le da un poco de profundidad al sabor de la sopa, pero pueden omitirlo. A mí me gusta agregarlo; siento que le da un toque especial.
  • Servir y decorar con gotitas de aceite de oliva y la albahaca en listones. Pueden acompañarlo con panito tostado con aceite de oliva y queso parmesano.

Mi esposo no es fanático de las sopas, pero esta vez no sólo le encantó, sino se repitió. Creo que eso les puede dar un indicador de lo delis que quedó. Ya saben que me gusta mucho ver lo que cocinan, así que las invito a que compartan sus fotos utilizando el hashtag #chefmom

Bon appétit, y ¡hasta la próxima!

Edith

Filed under: Chef Mom

by

Entusiasta de la comida: hacerla, compartirla y disfrutarla; me gusta tanto, que la hice mi profesión y planeo mis vacaciones alrededor de ella. Mujer, esposa y mamá, mantengo mi sanidad mental escuchando rock ochentero y buscando la IPA perfecta. El amor no se encuentra, se construye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *