Chef Mom, Ser Mamá en Guate
Leave a comment

HUMMUS DE ALCACHOFAS ROSTIZADAS

No soy ninguna #ChefMom, pero hay algunas recetas que son tan sencillas de preparar con las herramientas adecuadas que, además de quedar deliciosas, se ven súper elaboradas -ideales para recibir invitados o llevar a cualquier reunión (para impresionar a los amigos del esposo, a los suegros o a las cuñadas, digamos), y quedar bien. No sé si a ustedes les pasa, pero hay una satisfacción oculta en hacer que las cosas más fáciles parezcan más fancy con un par de detalles. Pues esa soy yo en la cocina.

Les soy honesta (Edith, tapate los ojos): no puedo cocinar con recetas. No sé si es mi falta de organización que no me deja planificar con tanta anticipación, o el hecho de que nunca tengo todos los ingredientes en mi casa y se me hace tan complicado salir a buscarlos, que mejor preparo algo más. La semana pasada llegaron unos amigos a mi casa y quería dar boquitas sencillas, saludables y ricas. El hummus nunca falla porque puede servirse con vegetales crudos para los más fit, o con pan pita cortado en triángulos, para los que están almacenando esos carbohidratos de invierno. También me encanta llevar hummus a las mamás que acompaño en posparto; es un alimento rico en nutrientes ideales para el cuerpo en recuperación. Además, me moría de ganas de probar la función de procesador de mi licuadora Oster XPert Series; quería ver si era realmente tan maravillosa como me decía Edith. Oh, sorpresa: es una maravilla para cocinar como experto, sin serlo.

Encontré la receta original en internet y la modifiqué a mi gusto con lo que tenía en mi casa. Lo chilero de esta opción, es que los ingredientes pueden ajustarse según el sabor y la consistencia preferida por cada quien. Hay quienes prefieren el hummus sin limón o con poco ajo, otros lo prefieren con mucho comino y otros con poco, y hay a quienes (como yo), lo prefieren más espeso y con trocitos. También pueden preparar esta receta sin rostizar las alcachofas y los garbanzos, si lo prefieren así. A mí me encanta el sabor a ahumado; siento que queda espectacular. En fin, aquí les va mi receta; no olviden jugar un poco con ella para hacer una propia, y dejarla escrita para la historia.

INGREDIENTES:

-1 lata grande de garbanzos / escurrir y guardar el agua
-1 lata de corazones de alcachofa, escurridos
-3 cdas de tahini
-2 dientes de ajo grandes o 4 pequeños
-El jugo de dos limones
-5 cdas de aceite de oliva
-Comino en polvo
-Sal y pimienta
-Paprika y una ramita de perejil para decorar

PROCEDIMIENTO:

En una tabla de picar, cortar las alcachofas en rodajas a lo largo. Colocar en un bowl y aderezar con 1 cucharada de aceite de oliva, una cucharada de jugo de limón, sal y pimienta. Mezclar bien y apartar. Colocar los garbanzos enteros en un bowl y repetir el procedimiento.

Precalentar el horno a 300° y colocar las alcachofas y los garbanzos en latas de hornear, procurando que queden en una sola capa para rostizarlos de forma pareja.

En una de las latas, colocar los dientes de ajo cortados sólo de los extremos, sin pelar. Al sacarlos del horno y abrir la cáscara, el ajo parece mantequilla y queda EX-QUI-SI-TO.

Introducir los garbanzos y alcachofas en el horno caliente, y esperar entre quince y veinticinco minutos, dependiendo de qué tan rostizados se prefieran los ingredientes. A medio camino, mover los garbanzos para rotarlos. El olor que va invadiendo la cocina es simplemente DELIS.

Una vez listos los ingredientes en el horno -los garbanzos crujientes y las alcachofas ya con las orillas doraditas, pelar los ajos y colocar todo dentro de la licuadora (si no tienen una XPert Series, pueden usar un procesador).

A estas alturas, toda la cocina huele a cielo

Agregar a la licuadora lo siguiente: 1/2 taza del agua de los garbanzos, 2 ó 3 cdas de tahini, 2 cdas de aceite de oliva, el jugo de un limón y 1/2 cdita de comino.

Si usan la XPert Series, encender la licuadora y presionar el botón con el dibujo de los vegetales, que indica la función de procesador. Repetir hasta que el hummus adquiera la consistencia deseada, incorporando la mezcla hacia el medio con una paleta de cocina. Aquí es donde se va jugando con los ingredientes húmedos; pueden ir probando y añadiendo más agua de garbanzos, limón o incluso aceite de oliva, dependiendo del sabor y la consistencia que quieran alcanzar. Al final, sazonar con sal y pimienta. Yo siempre agrego la sal al final para evitar “salar la comida”, como diría mi mamá.

Presionar el botón del medio en la fila superior, y observar la magia.

Trasladar la mezcla a un trastecito chilero y decorar con un chorrito de aceite de oliva, paprika y un par de ramitas de perejil o alguna hierba de su jardín -ya saben, para darle un toque personal y romántico al asunto. Acompañar de vegetales crudos o pan pita, y ¡ta-dá! Listo en menos de una hora, con todo y todo.

La manita criminal 🙂

Se ve fancy, ¿o no? Es súper, súper fácil y una excelente opción para chilerear con sus invitados este fin de año, o llevar a alguna amiga después de tener a su bebé. Al trabajar con ingredientes tan densos, es importante tener buenas herramientas de cocina; en mi caso, la Oster XPert Series me resultó genial para cocinar como experta, sin serlo. Diviértanse en la cocina y no tengan miedo de jugar con los ingredientes para lograr la consistencia y el sabor que más les gusta. Aquí, hasta la más chiquita terminó probando.

Natalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *