MOTHER BLESSING Más allá del Baby Shower

Probablemente ya sabes qué es un baby shower: esa celebración cerca del final del embarazo a la cual se lleva regalos, pañales o una contribución monetaria. El nombre hace referencia a “bañar de regalos” al bebé y consiste en una recepción ofrecida por familiares o amigas de la futura mamá donde se sirve comida, se realiza juegos o actividades, se comparten consejos y experiencias y se entrega recuerditos a las invitadas. El baby shower es una tradición relativamente reciente, que ha ido cobrando complejidad con el tiempo y generalmente tiene que ver más con el bebé que con la mamá. Sin embargo, desde hace muchos siglos y a lo largo y ancho del mundo, la maternidad ha sido celebrada de otras maneras que suelen enfocarse en la mujer que está por dar a luz, como un rito de paso en el que las invitadas comparten su energía, sus buenos deseos y su disposición a atenderla y cuidar de ella antes y después del parto, más que en los regalos o en el bebé. 

Enfocado en la madre

En algunos países, se ha ido retomando la celebración del Mother Blessing, que es una versión moderna y occidentalizada de ceremonias tradicionales de otras culturas. A diferencia del baby shower convencional, esta ceremonia se dedica a consentir, sostener y acompañar a la mujer embarazada en su camino hacia la maternidad, partiendo de la premisa de que “se necesita una tribu para criar un niño -y también para sostener a una madre”. Es una forma hermosa y única de honrar a la futura mamá, pasando tiempo con ella, disfrutando comida saludable, compartiendo historias, disipando miedos y transmitiendo apoyo y fortaleza entre mujeres, idealmente las amigas y familiares más cercanas y, a veces, una doula que guía la ceremonia. En general, están presentes aquellas mujeres con quienes ella se sienta segura.

No hay nada como un  grupo de mujeres amorosas para que empiece a fluir la oxitocina, “la hormona del amor”, indispensable para el parto, la lactancia y el apego temprano.

Mandala de colores que representan a la doncella, la madre y la abuela que coexisten en cada mujer.
Se necesita una tribu

Cada invitada puede llevar alguna comida y bebida para compartir, de tal manera que todas puedan participar de manera activa y aportar algo a la ceremonia. Idealmente, se realiza en un espacio privado, íntimo, donde se pueda hablar con tranquilidad y donde la futura mamá pueda sentirse segura y en confianza. Algunos “rituales” o actividades sugeridas son elaborar entre todas un collar o pulsera (cada una puede llevar una piedrecita para agregar al hilo), que recuerda a la mamá que no está sola y que su tribu siempre va con ella para darle fortaleza. Mientras se van agregando piedras, cada una puede expresar un deseo especial para la futura mamá, o escribir y decorar en tarjetas una palabra o frase que represente el sentimiento que quiere transmitir.

Puede hacerse también una corona de flores, pintar un lienzo entre todas para enmarcar y colocar en algún lugar especial de la casa, peinar o trenzar su pelo e incluso hacer oraciones especiales si la familia practica una religión en particular. En algunos casos, se entrega a cada participante una vela con un mensaje que les recuerde encenderla cuando la mujer esté de parto, para tenerla presente y pensar en ella. También pueden llevar distintos platillos congelados, listos para que la pareja pueda calentar y servir en las primeras semanas de posparto, en que no hay tiempo de cocinar o de pronto se antoja algo rico.


Hay muchísimas ideas y formas de simbolizar la unidad entre mujeres cuando se acerca un nacimiento. Alrededor del mundo, cada cultura tiene sus propias tradiciones para transmitir fortaleza, protección, apoyo y presencia en un momento tan importante de la vida. Más allá de un baby shower, un Mother Blessing puede ser una linda oportunidad para ayudar a sanar, demostrar amor y reunir toda esa energía, cuidado y poder femenino que tanto necesitamos y a veces olvidamos, entre todos los preparativos para recibir a un hijo. Es una manera de recordar que así como nace un bebé, también nace una madre.

Todo mi cariño,

Natalia

Si quisieras más información o buscas contratar mis servicios para organizar y guiar una ceremonia de Mother Blessing, puedes suscribirte aquí:

Deja un comentario