All posts filed under: Baby Led Weaning

BABY-LED WEANING / Alimentación complementaria libre de papillas

Papaya en trozos, pan integral, aguacate, güicoy sazón, pollo, yema de huevo, avena, ciruelas, peras, melocotón, brócoli, manzana, fideos de arroz, hummus, queso cottage y frijoles colados. Todas son comidas que han pasado por el paladar de mi bebé a sus siete meses, en pocas cantidades, pero disfrutándolas mucho. Escuché del Baby-Led Weaning por primera vez hace un par de años al inicio de mi formación de doula, y me hizo tanto sentido que juré que lo haría con mi segundo hijo. Sabía que no sería fácil porque parte importante de esta forma de alimentación complementaria es permitir que el bebé conozca y disfrute las diferentes texturas y sabores de la comida, aunque no llegue a su boca ni una cuarta parte. Además, la gente pone el grito en el cielo cuando se habla de que un bebé se alimente sólo de leche materna durante seis meses, no digamos de darle trozos de comida real en lugar de papillas como su primer alimento. Después de todo, el famoso cereal de arroz y las compotas han sido tradicionalmente la …

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

Amo la comida. Sí, realmente siento pasión por la comida; me emociona escoger ingredientes, me obsesiono cuando encuentro un producto nuevo que me gusta, me entretiene muchísimo cocinar, tengo demasiados libros de cocina, y encontrar recetas saludables se ha convertido en mi nuevo pasatiempo. Ni hablemos de restaurantes, porque puedo pasar horas divagando acerca de los que ya taché de mi bucket list y los que aún hacen falta. Considero que consigo un balance saludable entre la comida que realmente no aporta mayor contenido nutricional y la que sí (no creo que haya comida “buena” ni “mala”). Sí, soy una foodie. Tener una hermana nutricionista me ayudó a saber más; tener un esposo que hace muchísimo ejercicio también, pero jamás me imaginé llegar a sentir esta necesidad por hacer de nuestra comida lo más saludable posible sin dejar a un lado el placer de comer. No me tomen a mal, sigo amando mi tocino, mis papitas con sal y vinagre y mis donas con helado (helloooo, Butter Love!), pero a raíz de la lectura de …